¡Empezando a estirar!

Una vez realizados estos estiramientos preliminares, empezarás a percibir la sensación del estiramiento adecuado. Es importante ser consciente de la alienación apropiada del cuerpo cuando te estés estirando. y también aprender a hacer cada uno de los estiramientos del modo que sea más conveniente para tu cuerpo. Cuando hayas aprendido cómo estirar el cuerpo de forma correcta, es tarea fácil aprender y utilizar los estiramientos descritos en este libro.

Las zonas punteadas en los dibujos indican las partes del cuerpo en las que probablemente sentirás el estiramiento, pero como no existen dos personas iguales, es posible que notes un estiramiento en una zona que no sea ninguna de las indicadas.

 


 

Empecemos con el estiramiento de pantorrilla, que beneficia al tobillo y la parte posterior e inferior de la pierna. Ponte enfrente de una valla, una pared o algo en lo que puedas apoyarte. Colócate a una pequeña distancia de este soporte y descansa los antebrazos en él. con la frente apoyada contra el dorso de las manos. A continuación dobla una rodilla y llévala hacia el soporte. La pierna de atrás debería estar recta, con toda la planta del pie tocando el suelo y señalando derecho hacia adelante o con los dedos ligeramente hacia adentro.

Luego. sin cambiar la posición de los pies, mueve lentamente las caderas hacia adelante manteniendo recta la pierna de atrás y toda la planta del pie tocando el suelo. Entonces, crea una sensación de estiramiento fácil en el músculo de la pantorrilla (gastrocnemius).

Mantén un estiramiento fácil durante unos 20 segundos, y luego aumenta muy ligeramente la sensación de estiramiento hasta el estiramiento evolucionado y reténlo por unos 20 segundos. No te estires más de la cuenta.

 

 

A continuación estira la otra pantorrilla. ¿Notas diferencia entre una y otra pierna? ¿Es una pierna más flexible que la otra?

 


 

Estiramiento de las ingles en posición sentada

Siéntate en el suelo. Junta las plantas de los pies y rodea pies y dedos con las manos. Comprueba que los talones están a una distancia del hueso púbico que te sea confortable. Luego avanza suavemente la parte superior del cuerpo hasta sentir un estiramiento fácil en la zona de las ingles (parte interior y superior de los muslos). Mantén un estiramiento fácil durante 20 segundos. Si lo haces de forma correcta experimentarás una sensación agradable. Cuanto más tiempo retengas el estiramiento, menos tendrías que sentirlo. Si te es posible sin una gran tensión. pasa los codos por fuera de la parte inferior de las piernas. Esto contribuirá a que la posición de estiramiento tenga estabilidad y equilibrio.

 

 

No inicies el movimiento hacia adelante desde la cabeza y los hombros (figura izquierda). Esto te deformaría los hombros y ejercería una presión en la parte inferior de la espalda. Concéntrate y asegúrate de que el movimiento inicial hacia adelante es desde las caderas (figura derecha). Mantén recta la parte inferior de la espalda. Dirige la mirada en frente de ti.

Después de sentir que la tensión disminuye ligeramente aumenta el estiramiento con suavidad un poquito más hacia adelante. Ahora tendrías que sentirlo algo más intensamente pero sin que duela. Manténlo durante unos 25 segundos. Si también has procedido de forma correcta en esta fase evolucionada, la sensación de tensión tendría que disminuir ligeramente o permanecer igual, sin aumentar, a medida que va pasando el tiempo.

Deshaz lentamente el estiramiento. ¡No hagas movimientos bruscos o rápidos! Debes detenerte y mantener cada estiramiento para poder sentir realmente lo que ocurre en cada posición.

 


 

Continuará…

 

 

 

 

Cerrar menú
Share This